Consejos para Invertir en una Startup

Los mejores consejos antes de poner el dinero en una empresa y que nos tenemos que fijar antes de hacer la inversión, para ver el riesgo:

  1. Invierte sólo lo que te puedas permitir perder, dado que es una inversión de alto riesgo. Diversifica de forma sensata tu cartera, empezando con pequeñas inversiones y sobre todo recuerda que esto no va de centrarse en lo que pueda salir mal (siempre hay muchos riesgos), sino en lo que pueda salir bien: ¿Cómo de grande puede llegar a ser la startup? Dado que a menudo hay baches y obstáculos en el camino, céntrate en el piloto (el equipo que la lleva) y no en el coche (el producto o el negocio concreto, que seguramente evolucionará).
  2. Jamás inviertas en menos de 8 a 10 compañías, la diversificación es clave. Y no te olvides de reservar, al menos, un 50% del capital para las segundas y terceras rondas. Éstas son, verdaderamente, las fases importantes para obtener la rentabilidad necesaria y desgraciadamente la mayoría de inversores privados llega sin caja disponible a estas fases.
  3. Debes conocer bien el ámbito de actividad o industria en el que se desenvuelve el proyecto, porque eso te dará más criterio a la hora de elegirlo. Huye de las inversiones en un proyecto sólo por moda o tendencia. Además, conviene conocer bien al equipo fundador y evaluar su capacidad para ejecutar el proyecto. La experiencia como inversor también es importante. Quien no la tenga o carezca de conocimientos de inversión debería ir de la mano de inversores profesionales (fondos de Venture Capital) o hacerlo a través de redes o asociaciones.
  4. Para empezar a invertir en startups lo ideal es co-invertir con inversores de éxito y experiencia demostrada. Define cuánto dinero quieres invertir y el tiempo que vas a permanecer en el proyecto. Realiza esta misma operación para invertir como mínimo en diez empresas y reparte tu capital de esta forma: el 70% destínalo a la primera inversión y déjate un 30% para acompañar las dos que mejor evolucionen.
  5. Invertir es una actividad de alto riesgo y no hay recetas mágicas. Busca que haya buena conexión con la emprendedora, no hay que olvidar que se trata de inversiones con salidas a largo plazo en muchos casos. También es clave que el equipo esté cohesionado y tengan un objetivo común. Otro punto a valorar es la experiencia en otros proyectos, independientemente de si han tenido éxito o no. Por último, ver el objetivo del producto o servicio. Si no hay un mercado objetivo claro o una necesidad a cubrir, es poco probable que tenga éxito.
  6. Invierte en algo que te importa. Busca buenos proyectos, con equipos potentes y buenos modelos de negocio, pero también empresas que estén intentando cambiar el mundo. Ni siquiera vas a tener que renunciar a la rentabilidad: hay cientos de grandes proyectos empresariales en biomedicina, energías renovables o fintech que están entre las inversiones más rentables del mundo.
  7. Pero el mayor de los consejos es; dedica un tiempo a descubrirlos y hazte acompañar por inversores especialistas en este tipo de proyectos.

Te ha parecido de utilidad este contenido ¡Puedes puntuar!

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *